Los que invocáis fuera de Allah no serían capaces ni de crear una mosca, aunque se juntaran para ello

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los que invocáis fuera de Allah no serían capaces ni de crear una mosca, aunque se juntaran para ello

Mensaje por Invitado el 14/9/2012, 11:55 am

Bismillah


يَـٰٓأَيُّهَا ٱلنَّاسُ ضُرِبَ مَثَلٌ۬ فَٱسۡتَمِعُواْ لَهُ ۥۤ‌ۚ إِنَّ ٱلَّذِينَ تَدۡعُونَ مِن دُونِ ٱللَّهِ لَن يَخۡلُقُواْ ذُبَابً۬ا وَلَوِ ٱجۡتَمَعُواْ لَهُ ۥ‌ۖ وَإِن يَسۡلُبۡہُمُ ٱلذُّبَابُ شَيۡـًٔ۬ا لَّا يَسۡتَنقِذُوهُ مِنۡهُ‌ۚ ضَعُفَ ٱلطَّالِبُ وَٱلۡمَطۡلُوبُ

¡Hombres! Se os pone un ejemplo, prestadle atención: Los que invocáis fuera de Allah no serían capaces ni de crear una mosca, aunque se juntaran para ello. Y si una mosca les quitara algo no podrían recuperarlo. ¡Qué débil buscador y qué débil buscado! (traducción aproximada)

Sura 22, la peregrinación y dependiendo del libro, será la aya 71 o 73



Todo lo que siempre quiso saber sobre las moscas y nunca se atrevió a preguntar http://www.sinek.es/Todo%20lo%20que%20siempre%20quiso%20saber.html



¿Por qué las moscas se vuelven tan pesadas cuando va a llover?

La proximidad de una borrasca hace que la presión atmosférica disminuya, con lo cual el aire tiene menos densidad. Eso hace que les cueste más batir las alas y mantenerse flotando y, por tanto, que tengan más ganas de posarse (en nuestra piel, por ejemplo).

¿Es difícil matar una mosca con la mano, o cazarla?

Hay quien dice que sí, y lo argumenta de la siguiente manera: Cuando dirigimos una mano nuestra hacia una mosca que esté a medio metro de ella, difícilmente tardará menos de 1/30 segundos en recorrer la distancia que la lleve a ella. Es un tiempo de sobras para que el insecto se las vea venir y reaccione. El ojo de la mosca doméstica es algo muy parecido a la perfección.Está compuesto por seis mil unidades ópticas hexagonales llamadas ommatidia (el singular sería ommatidium). Dado que cada una de esas unidades apunta en una dirección diferente (hacia delante, hacia atrás, hacia arriba, hacia abajo, es decir, hacia todos los lados), puede ver en un ángulo de casi 360°. Ocho neuronas fotorreceptoras (captadoras de luz) están unidas a cada ommatidium, por lo que —haciendo números— en ese ojo hay unas cuarenta y ocho mil células sensoras, con las que nuestra amiga puede procesar... ¡hasta cien imágenes por segundo! Lo que debe hacer es calcular el ángulo de despegue, para lo cual tendrán en cuenta las turbulencias producidas al moverse nuestra mano (un monstruo de cientos de veces su volumen). Pero no hay problema: los giroscopios de las alas se encargan no sólo de mantener la estabilidad si no de enviar la señal correcta al minicerebro donde se hacen las correcciones que se requieren —que dependen de la velocidad y de la dirección del viento— por medio de los sensores que posee en las antenas. Entonces (sólo han pasado centésimas de segundo) la mosca activa su cuasi maquinal sistema locomotor (los músculos que capacitan el movimiento de las alas son controlados por los nervios al comienzo del vuelo pero enseguida pasan, al igual que las alas, a moverse automáticamente) y huye, para lo que quemará el azúcar que hay en su cuerpo con el oxígeno que obtiene del aire, obteniendo la energía suficiente para poder batir las alas 100 veces por segundo (aunque algunas especies de moscas diminutas las baten hasta 1000 veces) y alcanzar su velocidad máxima en otras muy pocas centésimas de segundo.

Los que dicen que es MUY DIFÍCIL cazar a una mosca siguen explicando que tal insecto es "maestro del vuelo acrobático", pues puede volar haciendo zigzags extraordinarios, despegar verticalmente, aterrizar bien en cualquier tipo de superficie por más inapropiada que sea...

Pero no, realmente no es tan complicado cazar una mosca. Se requiere tener en cuenta DOS COSAS: 1º, acercarse lo más posible a la mosca SIN MOVIMIENTOS BRUSCOS, es decir, sin mover el aire y sin espantarla (cuando el tiempo se mide en centésimas de segundo, unos pocos centímetros de más o de menos son decisivos); y 2º atacar a la mosca con rapidez y DE FRENTE, pues aunque su visión es casi de 360º, no es capaz de volar hacia atrás.

Por cierto, el Presidente de los EEUU, Barak Obama, mató en directo, mientras era entrevistado en la televisión, a una mosca (pincha aquí para verlo):

¿De dónde vendrán las moscas que veremos el próximo año?

Las hembras de la mosca ponen huevos o crías vivas, según las especies, que viven primero como gusano y crisálida bajo tierra hasta un año o más. Emergen sólo cuando las condiciones son adecuadas (cuando al llegar la primavera los días son más claros y largos y el sol empieza a calentar). Si no lo son, por mucho que dure el frío, la crisálida de la mosca no corre peligro alguno: estará en período latente y a su debido tiempo continuará su interrumpido desarrollo rompiendo la parda cubierta de su córnea, y saliendo de ella, como sale el pollo del cascarón. Sólo le resta secar sus tenues alas, y ya puede volar, logrado su estado adulto.

Las moscas alcanzan su total desarrollo antes de abandonar la envoltura que las retiene. Cuando veáis reunidas moscas de diferentes tamaños, no penséis que las pequeñas son jóvenes y las grandes viejas: son especies distintas, pero todas en plena madurez. Adquieren su proporción máxima natural antes de abandonar la cuna donde han pasado el invierno. La razón por la cual raras veces nos molestan las moscas durante esta estación es que las unas han muerto y las otras no han nacido todavía.

A medida que aumentan los fríos, parece que las moscas se ponen más soñolientas, hasta que se hace difícil conseguir que abandonen el objeto sobre el cual se hallan posadas y donde, al parecer, se disponen a morir.

No pueden ni siquiera sacudirse las alas y asearse, como acostumbran hacer a principios del verano, y caen con facilidad en los recipientes que contienen leche u otros líquidos. Éstos son signos de que sus cortas vidas están próximas a extinguirse, porque el invierno es demasiado riguroso para ellas. Pero en la primavera próxima veremos a sus hijas.

¿Por qué se frotan continuamente las moscas las patas?

Las moscas, al igual que muchos otros insectos, tienen por muchas partes del cuerpo pequeños pelos llamados pilosas sensoriales que les sirven para sentir el calor, la humedad, el viento… En el caso concreto de las moscas, sus peludas patas tienen además la peculiaridad de que es allí donde tienen ubicados los sensores del olor, de tal manera que antes de comer prueban la comida con las patas. Este sistema sensorial sólo funciona si las patas y sus pequeños pelos están PERFECTAMENTE LIMPIOS de polen, de polvo o de cualquier pequeña inmundicia.

¿Todas las moscas son nocivas?

Del 1.300.000 especies aproximadamente (la cifra varía de un día a otro) que se conocen en el mundo animal, por lo menos que 12.000 corresponden a moscas (al orden Diptera). De todas ellas, según el biólogo Mathieu Rapp, investigador del Instituto Smithsonian, las que representan peligro para la salud apenas son quince. Pero... ¡ojo! se piensa que esas quince especies pueden haber causado más de la mitad de las muertes humanas desde la Edad de Piedra!

¿Cómo hacen las moscas para caminar por el techo?



Caminar cabeza abajo requiere un cuidadoso balance de peso y adhesión, así como herramientas especializadas de traslación para combatir el constante tirón de la gravedad.

Cada pata de mosca (la imagen aumentada de los pelillos pegajosos y de las garras de la pata de una mosca, tomada con un microscopio electrónico, es de Stanislav Gorb) tiene dos gruesas almohadillas que le dan al insecto una buena cantidad de superficie para adherirse. Estas almohadillas adhesivas, llamadas pulvilli (singular: pulvillus), están equipadas con pelos diminutos que tienen puntas parecidas a espátulas. Estos pelillos son denominados setae (singular: seta).

Alguna vez, los científicos pensaron que la forma curvada de los pelillos sugería que las moscas los utilizaban para aferrarse al techo. En realidad, los pelillos producen una sustancia gomosa compuesta de azúcares y aceites.

Pruebas pegajosas

Un equipo alemán de investigación del Instituto Max Planck para Investigación Metalúrgica estudió recientemente más de 300 especies de insectos que caminan por los techos, y observó que dejaban detrás de ellos huellas pegajosas.

“Existe más de un millón de especies de insectos”, dijo a LiveScience el líder del equipo Stanislav Gorb. “Suponemos que todos ellos poseen esta secreción, pero resulta difícil estar un ciento por ciento seguros”.

Gorb presentó sus hallazgos en el Encuentro Anual de la Sociedad de Biología Experimental en el mes de abril.

Las moscas necesitan patas pegajosas para caminar por el techo, pero no tan pegajosas como para quedar pegadas cabeza abajo. De modo que cada pata tiene un par de garras que ayudan a separar la gomosa extremidad de la pared.

Las moscas utilizan diferentes técnicas para despegarse: empujan, retuercen, y descascaran sus almohadillas hasta liberarse.

“Los métodos que utilizan el descascaramiento son siempre los mejores, ya que requieren menos energía para romper el contacto”, dijo Gorb.

La combinación de las puntas redondeadas de los pelillos de las patas, el fluido aceitoso, y la regla de cuatro pies en el piso, ayudan el insecto invertido a dar sus pasos en la dirección correcta.

¿Cuánto pesa una mosca?

Cuando vulgarmente hablamos de peso, realmente nos referimos a la masa (m), para calcular la cual necesitamos saber densidad (δ) y volumen (V). Imaginemos que la densidad de la mosca (y no nos equivocaremos de mucho) es la misma que la del agua, entonces sería de 1g/ cm3. Equiparemos el volumen del insecto a un paralelepípedo de 5 mm de longitud, 2 mm de altura y 2 mm más de grosor; eso daría un total de 20 mm3, es decir, 0,02 cm3.

Calculemos:

m = δ x V

m = 1g/ cm3 x 0,02 cm3 = 20 mg

Es decir, que necesitaríamos aproximadamente 50 moscas para hacer un gramo de ellas, y 50.000 para juntar un kilo.

Por cierto, los corpúsculos de Meissner (receptores táctiles que se encuentran en gran cantidad en las manos, labios, lengua, pezones, pene y clítoris), un tipo de terminaciones nerviosas en la piel que son responsables de la sensibilidad para el tacto más somero, son capaces de detectar la presión ejercida por un peso mucho menor que los 20 miligramos que dijimos que pesa una mosca.

¿Dónde se esconden las moscas durante el invierno?

La mayor parte de las moscas nacen durante la primavera y perecen a la entrada del otoño. Algunas tienen la suerte, sin embargo, de hallar un lugar donde guarecerse, lo suficientemente abrigado para escapar de la muerte. Se ocultan en los rincones tranquilos de nuestras habitaciones, en las dependencias exteriores de las casas, en los graneros y establos, en los sitios donde menos nos podríamos imaginar que estuviesen. No necesitan alimentarse: permanecen adormecidas, como duermen las ardillas en sus nidos, o los osos en sus oseras, o las tortugas en sus conchas, en tanto duran los grandes fríos invernales. Pero sobreviene inesperadamente un día templado; la mosca siente la elevación de temperatura; se despierta, experimenta hambre, y vuela en busca de alimento. Cuando pasa el fenómeno anormal, la mosca torna de nuevo a su escondite, si la vuelta del frío no la sorprende y la mata. Muy pocas son las moscas que sobreviven al invierno. Las que no están condenadas a morir al finalizar el verano, perecen generalmente víctimas de un hongo que flota en el aire y las aniquila al arraigar en sus cuerpos. Las que encontramos muertas en los cristales de las ventanas, hinchadas y rodeadas de un pequeño halo, han perecido de este modo.

Moscas veraniegas y bolsas de agua

Aunque puede parecer otro mito como el de que los perros no orinan cerca de botellas de agua (lo cual es falso), hay una explicación científica detrás de esta costumbre de colgar bolsas de agua en el exterior de las viviendas para ahuyentar las moscas.

De hecho, se trata de un sistema que sólo funciona con las moscas domésticas, dado que de los insectos que podemos encontrarnos cerca de las casas, son las que tienen un sentido de la visión más agudo. Es precisamente esa agudeza visual la que dota de utilidad a la bolsa de agua, ya que lo que pasa es que actúa como una lente.

Las moscas son insectos muy nerviosos, siempre atentas a no ser cogidas de improviso por un depredador, y sus ojos pueden detectar cualquier tipo de movimiento a su alrededor. Si colgamos una bolsa de agua cerca de un sitio donde hay gente, el simple movimiento de la bolsa o de la gente hace que la luz que pasa a través de la bolsa cambie constantemente, siendo la imagen aumentada por el efecto lente del agua, hace que la mosca detecte movimiento y no se pose, buscando otro lugar menos peligroso.

Otros medios caseros para ahuyentar moscas son: el olor a ajo, a cítricos, o la presencia de humo en el ambiente (por ejemplo, incienso).

(...)

Las moscas… ¿hacen pipí, caca, se tiran (...)?

La digestión seacompaña a menudo de flatulencias, y las moscas no constituyen la excepción a la regla: se tiran (...) como el resto de animales.

No parece que se pueda realmente decir que las moscas hacen pis. No les faltan los riñones, que son cuatro tubos largos llamados de Malpighi, que se extienden por toda la cavidad abdominal y está bañado por la hemolinfa. Una única fibra muscular se envuelve alrededor de cada tubo, lo que le permite moverse dentro de la cavidad. Estos tubos delgados que se extienden por todo el cuerpo están involucrados en el proceso de excreción y su posición suspendida en la hemolinfa les permite filtrar y purificar la hemolinfa que las envuelve. El filtrado es rechazado en el colon y cuando alcanza el recto, el agua y las sales minerales esenciales son reabsorbidas, dejando atrás los residuos nitrogenados, que se liberan junto con las heces o defecaciones por el ano. Estos excrementos, pues, están bastante secos porque antes de salir han perdido su humedad gracias a la reabsorción del agua por las paredes del recto. (...)
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.